Escritura y deriva sin futuro.

viernes, 28 de junio de 2013

Titular la muerte

"Es decir, es relevante qué tanto se pueda encontrar, cuánto revelar, cuánto glosar, cuánto encubrir, cuánto puede ser reservado como de no incumbencia de algunas personas importantes, incluyendo a los mismos investigadores. Todas estas circunstancias cobran interés en virtud del hecho de que los investigadores, como parte de su deber profesional, deben presentar informes sobre cómo, para-todo-propósito-práctico, personas-realmente-mueren-y-están-realmente-muertas-en-sociedad."

"Utilizan esa muerte como un precedente desde el cual buscan y leen, «desde los restos», las variadas formas de vida en sociedad que pudieran haber terminado en esa muerte; desde los pedazos recolectados aquí y allá, el cuerpo, notas, trozos de ropa y adornos, botellas de medicinas y demás recuerdos, cosas que puedan ser fotografiadas, coleccionadas y empaquetadas. 

Este punto será más fácil de comprender si el lector consulta cualquier libro de texto de patología forense. En tal texto encontrará el lector la inevitable fotografía de una víctima degollada. Si el encargado usara esa fotografía para explicar lo equívoco de la forma de la muerte, podría decir algo como esto: «En los casos en los que un cuerpo se parece al de esta fotografía, está usted ante un suicidio, pues las heridas muestran "cortes vacilantes" que acompañan a la herida más grande. Se puede imaginar que estos cortes son los restos de un proceso donde la víctima primero hizo varios intentos preliminares vacilantes para luego infligirse el corte letal. Pueden también imaginarse otros cursos de acción pues hay cortes que parecen vacilaciones pero que pueden ser producidos por otros mecanismos. Uno debe comenzar por la exposición concreta e imaginar cómo pueden ser organizados diferentes cursos de acción de modo que sean compatibles con esa fotografía"

Harold Garfinkel. Estudios en etnometodología.

1 comentario:

Julio Blez dijo...

se cuelan los poetas por todos lados, oye.